Menú Close

Ejercicios para la ciática: disminuye el dolor y las molestias.

Ejercicios para la ciatica

Anteriormente, te hemos hablado sobre la lumbociática y la lumbociatalgia. Estas son algunas de las dolencias más comunes y típicas que afectan la zona de la espalda baja. Ya te hemos explicado en qué consisten, cómo diagnosticarlas, y cómo tratarlas.

Ahora vamos a explicarte los ejercicios para la ciática que tienes que hacer si quieres aliviar el dolor ciático y sentirte mucho mejor.

Lo que debes saber sobre el nervio ciático

El nervio ciático (también llamado nervio isquiático) es aquel que comienza en la parte inferior de la columna. 

Este nervio es el que ocupa más volumen en el cuerpo humano; comienza en la pelvis y llega, a través de ella, a la región del glúteo. A partir de aquí, baja de manera vertical por la parte posterior del muslo y termina en el nervio tibial y el nervio peroneo común.

La Ciática

Es esencial que sepamos la manera acertada de emplear el término “ciática” si queremos evitar caer en confusiones.

Para empezar, la ciática como dolencia es una serie de síntomas que comienzan cuando el nervio ciático se ve comprimido o irritado. El síntoma más común y característico es el dolor en la zona del recorrido del nervio ciático; esto puede verse acompañado de deficiencias neurológicas locales.

Es importante que sepamos que el dolor puede tener su comienzo en la zona lumbar (parte baja de la espalda) y extenderse a través de ella hacia el glúteo, o la parte posterior del muslo, e incluso llegar al pie. 

En la mayoría de los casos, la ciática afecta solamente un lado del cuerpo, por lo cual es una dolencia de tipo “unilateral”. Sin embargo, también se han dado casos de ciáticas “bilaterales” en las cuales ambos lados se ven afectados. 

Algunos síntomas comunes:

  • Debilidad muscular
  • Limitaciones de movimiento
  • Hormigueo 

Ejercicios para la ciática: Lo que debes saber sobre la actividad física

Ahora que hemos repasado lo básico acerca del nervio ciático y de la ciática como dolencia, podemos pasar a los ejercicios para la ciatica que nos ayudaran a aliviar el dolor y las molestias.

Antes que nada, tienes que saber que existen varios ejercicios para la ciática que, si se incluyen estratégicamente, pueden ayudar a prevenir y mejorar los síntomas de la ciática con un buen grado de éxito. 

Incluso si eres de esos que encuentra que la ciática no te deja dormir, y buscas cómo dormir con ciática, debes saber que estos ejercicios para la ciatica te ayudarán de tal manera que te sentirás aliviado muy pronto.

Es clave que lleves a cabo unos niveles razonables y saludables de actividad físicas, pues así podrás reforzar y fortalecer las partes que han sido afectadas por la ciática.

Los músculos que no son usados pierden fuerza y elasticidad, lo cual aumenta tus lesiones y tus incomodidades en tu día a día.

En cambio, si eres una persona que se mantiene físicamente activa, y te mueves con bastante frecuencia todos los días (caminando, trotando, o haciendo yoga, por ejemplo), tu nervio ciático se irritará mucho menos. 

Cuando haces más actividad notarás que el intercambio de líquidos y nutrientes en los discos y áreas del nervio ciático mejorarán notablemente.

Ahora que ya sabes cómo aliviar el dolor, indaguemos un poco en las características de los ejercicios para la ciatica.

Características de los ejercicios

Antes de que realices estos ejercicios, te recomendamos que acudas a un doctor o a un fisioterapeuta debidamente entrenado, para que te supervise y te oriente de la mejor manera a la hora de tratar tu ciática.

Antes de hablar de los ejercicios, te diremos que lo que tienes que hacer con la ciática es recordar tener paciencia y confiar en que un buen estilo de vida te llevará lejos en tu búsqueda de salud.

Las características que tienes que saber sobre estos ejercicios para la ciática son las siguientes:

  • Están diseñados para aliviar tu dolor a corto plazo, así como para acondicionarte para que en el futuro los síntomas no regresen.
  • Es esencial que cuentes con la guía y supervisión de un fisioterapeuta, quiropráctico o entrenador certificado para que evites errores que puedan empeorar tu ciática.
  • Además, es importante que un médico te dé un diagnóstico certero de tu dolencia para tener seguridad acerca de la causa de tu ciática.

Ejercicios para la ciática: las mejores opciones

Estos ejercicios se encargan, cada uno, de tocar un aspecto decisivo de tu dolencia, de tal manera que por sí solos te dan alivio pero, en conjunto, sirven de mucho para facilitar tu rehabilitación.

Ejercicios para la ciática de estiramiento

La meta de los estiramientos es evitar y prevenir en la medida de lo posible que tengas problemas de ciática por inflexibilidad de la zona lumbar. 

Mucha gente que hace ejercicio trabaja la fuerza o el cardio con dedicación, pero se olvidan que es importante también estirar los músculos a los fines de tener un buen “rango de movimiento”.

Con una buena flexibilidad, sobre todo en la región de los isquiotibiales (músculos de la parte posterior del muslo), evitas la rigidez que suele jugar un papel significativo en la aparición de la ciática.

Ejercicios para la ciática aeróbicos de bajo impacto

El cardio, o los aeróbicos de bajo impacto, tales como caminar a paso rápido, o trotar suavemente, son esenciales para un buen estilo de vida.

Los ejercicios aeróbicos suelen ser de baja intensidad, de manera que el riesgo de lesión no es nada alto. Con ellos, facilitas el intercambio de líquidos y nutrientes del que hemos hablado antes, con lo cual promueves un buen mantenimiento de las zonas afectadas.

Los aeróbicos son buenos para tu circulación, hacen buen a tu corazón y a tus pulmones, y liberan endorfinas y serotonina, con lo cual consigues además un efecto “analgésico”.

Ejercicios para la ciática de fuerza

Estos son ejercicios cuya finalidad es la de mejorar el soporte de la columna vertebral, así como músculos y articulaciones circundantes, para que tengas una mejor postura y menor riesgo de lesiones.

Los ejercicios de fortalecimiento que debes hacer han de estar orientados a los músculos abdominales, los glúteos, y las caderas. Con ellos, mantendrás activas las zonas musculares clave, y disminuirás la irritación del nervio ciático.

Conclusiones

Te hemos presentado todos los ejercicios para la ciatica que hacer para tratar los problemas lumbares Queremos recordarte que estos ejercicios deben ir acompañados de una buena postura corporal; además, es importante que acudas a un doctor que pueda darte un buen diagnóstico.

Si te gusto la información que brindamos, no te olvides de revisar los siguientes artículos relacionados a este tema:

Posted in Salud y Bienestar

Articulos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *